Los gastos de envío: Un factor determinante en la decisión de compra online

Algunas empresas piensan que los gastos de envío que tienen asociados a sus productos son un aspecto secundario. ¡Se equivocan!

Es por ello por lo que no les importa sumarlos al precio final del envío haciendo que sea el usuario quien realmente tenga que asumirlo. De esta forma no ven mermados sus beneficios… o, al menos, eso es lo que ellas piensan.

Los gastos de un envío realmente son capaces de influir en la decisión de compra de un cliente. ¿Sabes por qué? A continuación vas a conocer algunas de las razones principales por las que debes incluir la agencia de transporte en el precio del producto.

La importancia de los gastos de envío a la hora de comprar un artículo

Desconfianza

Cuando queremos comprar un artículo, lo primero que hacemos es irnos a Google y escribir su nombre para observar todas las opciones que nos aparecen. Buscamos aquellas que tienen el mejor precio del mercado.

De esta manera hacemos nuestra decisión de compra. Si, por ejemplo, queremos comprar una televisión que en una web cuesta 1.000€ y en la otra cuesta 980€, si es exactamente el mismo modelo y la calidad de la página es similar, nos iremos a por la más barata.

Ahora bien, empezamos a registrarnos y, cuando hemos llegado al último paso, nos damos cuenta de que el precio ha quedado incrementado por los gastos de envío. Ya no son 980€, ahora tendremos que pagarlos de forma adicional. En el caso de que queramos que el servicio sea urgente, tendremos que pagar mucho más.

Esto es algo que no le gusta al usuario y que contribuye a generar desconfianza en él.

Encarecimiento del producto

Una de las estupendas ventajas de comprar en Internet es que los productos suelen ser mucho más baratos.

La diferencia de, por ejemplo, un modelo de televisión en un establecimiento físico frente a uno comercial puede llegar a ser de hasta 100€ por exactamente lo mismo.

Es por eso por lo que las tiendas online están viendo aumentados el número de sus clientes. Cada vez tenemos miedos miedo a comprar por la red, incluso aunque tengamos que gastarnos grandes cantidades de dinero.

El problema viene cuando nos damos cuenta de que los gastos de envío no están incluidos. Esto lo que puede hacer es influir en nuestra decisión de compra.

Es cierto que los “gastos de envío” no suponen un gran porcentaje en comparación con el coste de una televisión de 1000€, pero nos fastidia igualmente.

¿Engaño?

Realmente hay una ley que regula las tiendas online que establece que los gastos de envío deben de enseñarse desde un principio… es decir, que no tendremos que esperar hasta hacer el pedido, registrarnos y darle a tramitar para que nos aparezca el contenido extra.

Este tipo de gastos afecta negativamente a nuestra decisión de compra. Muchas personas se sienten engañadas al saber que tienen que pagar algo más y, aunque sea muy poca cantidad, deciden ir a otra tienda en donde ellos mismos hayan asumido los gastos de envío.

Es cierto que la empresa va a ganar menos, pero menos ganará si el cliente decide comprar en otra tienda.

Una forma de asegurar que tus clientes no van a volver

Esto va directamente ligado con lo que comentábamos en el párrafo anterior. Existe la posibilidad de que el cliente, al ver los gastos de envío, se decida finalmente por comprar el artículo aunque sea a regañadientes.

Esto es como un triunfo personal de la empresa, ha impuesto su criterio y ha ganado. Sin embargo, es poco probable que el cliente vuelva ya que elegirá otra web que, aunque el precio del producto sea más caro, no tendrá que añadir también los gastos de envío.

Si tienes una empresa te recomendamos, desde ya, no repercutir estos gatos porque pueden influir en la “decisión de compra” del cliente”.

Otros problemas a tener en cuenta

Ya hemos visto que los gastos de envío pueden modificar la decisión de compra pero también hay otro factor que lo hace mucho más gravemente: la forma de pago.

PayPal es una forma de pago que se está extendiendo rápidamente por todo Internet. Es difícil concebir una web que no la acepte.

¿Sabes una de las cosas que más rabia da al usuario? Que la empresa cobre un porcentaje por querer utilizar PayPal (entre un 1% y un 3%). Créeme cuando te digo que si se encuentran con este “panorama” no van a volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *